lunes, enero 18

Macri y el falso espejo de Piñera


Mauricio Macri festejó como pocos el triunfo electoral de Sebastián Piñera en Chile.
En la simplista y reduccionista visión macrista (como no podía ser de otro modo proviniendo del hijo de Franco), la llegada al poder del multimillonario liberal al Palacio de la Moneda, bien podría ser un espejo del derrotero del Jefe porteño en su camino hacia el sillón presidencial de la Argentina.
Como decía Nietzsche, no hay hechos, sino interpretaciones de los hechos. Pero todo tiene un límite. En este sentido, a nuestro entender, la interpretación del ex presidente de Boca es, cuanto menos, forzada y miope.
En primer lugar, porque si bien se puede hablar de “tendencias” en los países de la región y la política nacional está indudablemente atravesada e influenciada por la política internacional, también es cierto que cada país tiene su propio contexto, historia, cultura, idiosincrasia, experiencia, lo cual hace imposible asimilar las distintas realidades cual espejos.
Cada realidad nacional guarda cierto margen de autonomía, de independencia.
En este sentido, basta analizar el contexto político y social chileno para entender que el triunfo de Piñera es más producto del agotamiento del espacio de la Concertación que gobernó ese país por más de 20 años que de los atractivos del empresario devenido en Presidente y su campaña de marketing (que los tiene, claro, pero que hubieran sido totalmente insuficientes si del otro lado hubiera habido un espacio un poco más presentable que la Concertación).
En la Argentina, la situación es bien distinta. Primero porque si bien el kirchnerismo está muy debilitado políticamente, todavía faltan dos años para las elecciones presidenciales, lo cual en nuestro país y en cualquier lado, es muchísimo tiempo.
Pero además porque hoy en la Argentina lo que sobran son candidatos de derecha: Cleto Cobos, Reutemann, Carrió, De Narváez, Solá, Macri. Con lo cual, llegado el caso, el hijo de Franco tendría que arreglárselas para imponerse sobre una vasta gama de nombres, con el aditamento de que, a diferencia de muchos de sus competidores, él tiene que cargar sobre sus hombros el lastre de una gestión desastrosa al frente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que hace agua por todos lados, lo cual le resta puntos a nivel imagen.
Así, mientras en Chile Piñera representó "lo nuevo", en la Argentina Macri, a pesar de que insiste en hacernos creer lo contrario, es más de lo mismo. O sea, un representante liberal en lo económico y conservador en lo político y social, igualito que Menem, De la Rúa, etcétera. Lo nuevo en la Argentina, en todo caso, sería un espacio de centroizquierda realmente transformador de la realidad social, pero esa es otra discusión.
Por último, a diferencia del resto de los postulantes de derecha antes mencionados, Mauricio carece de lo más importante: esto es una estructura partidaria a nivel nacional que le pueda aportar militancia y votos en todo el país. Hoy en día, el engendro PRO no es mucho más que un sello en Capital. Es cierto que el otro empresario multimillonario de la política argentina y actual socio de Macri, De Narváez, le ganó al kirchnerismo en provincia de Buenos Aires en junio pasado, pero también es cierto que el colombiano coquetea con el PJ y encima está tentado de presentarse como candidato a Presidente en 2011 más que a Gobernador.
Claro que a Mauricio todos estos detalles lo tienen sin cuidado, ya sea porque no los quiere ver o porque el tipo no entiende nada.

5 comentarios:

Alejandra dijo...

El hijo de puta de Macri puede pensar lo q quiera. Como dicen uds, en todo caso el triunfo de el ya lo logro, en capital. pero de ahi a llegar a presidente hay un camino muy largo.
ya no nos puede venir con el verso de la nueva politica teniendo en cuenta sus funcionarios: larreta, santilli, ritondo, q personifican todos los vicios de la vieja politica.
la boba de michetti es para la gilada.
lo de chile no tiene nada q ver.
igualmente, yo si creo q en 2011 lamentablemente va a ganar la derecha.
lo que no creo que ese presidente sea macri. lo veo más a cleto.
veo a mauricio repitiendo en ciudad, habida cuenta q las fuerzas populares son muy pelotudas y le hacen el juego a la dcha, o sea a macri y sus amigos.
sino, fijense al boludito de pino y sus amigos.

Javier dijo...

Todos hablan del triunfo de la derecha en Chile , pero nadie dice que en la ciudad de Buenos aires gobierno la derecha no?
El partido de la derecha argentina , que seria PRO no existe a nivel nacional ni en representacion parlamentaria , la realidad es que soñar para el no cuesta nada si siempre vivio en cunita de oro y no tiene la menor idea de la realidad y asi gestiona la ciudad en su fantasia de alicia en el pais delas maravillas ,pero eso si donde hay un pobre o negro lo extermina como una cucaracha porque hay que ser bien PRO .

Tincho dijo...

Esta bien, como dicen uds en la nota y Javier, Macri no tiene estructura a nivel nacional, como si la tienen Cobos, Reutemann, Sola o cualquiera q quede tanto de la UCR como del PJ, pero, la verdad, conociendo un poco a la sociedad argentina, que, por ejemplo, prefirio a un narcotraficante como De Narvaez por encima de Kirchner, o q lo voto al Turco en dos ocasiones...yo no me confiaria mucho eh.
Si este tipo hace una buena campaña de marketin en dos años quien te dice q no gana. el tema es su desastrosa gestion en la ciudad.
saludos

gervas dijo...

El otro día pensaba, en esta parte de sudamérica la clase media estamos apostando a la segura... a asegurar el statu quo después de medio-salir de las grandes crísis de principios de siglo XXI. Ahora que estamos "bien", volantaso a la derecha y que los negros se queden sumergidos, total yo ya estoy hecho. ¿¡Hasta cuando?! Saludos desde la República Oriental.

Comunas en Red dijo...

Alejandra: como ya dijéramos en reiteradas ocasiones, nos parece que organizarnos y disputarle la ciudad a la derecha en 2011 es el gran desafío que tenemos los sectores populares porteños. Ojalá se dejen mezquindades de lado y se logre.
Javier: es un poco lo que decimos en la nota. Coincidimos con vos. Si Macri no abre un poco su espectro, difícil que siquiera compita para Presidente.
Tincho: Dejanos que tengamos alguna esperanza! De todas formas, creemos que las campañas de marketing no ganan elecciones. Pueden ayudar un poco, nada más. Lo que hay que hacer es dar discusión de contenido, rascar un poco y demostrar que estos tipos son de cartón, no tienen nada detrás.
Gervas: En primer lugar te felicitamos por el triunfo del Pepe, que lo sentimos como propio. Pero justamente ahí hay una luz de esperanza. Demuestra que no todo está perdido. Que o se profundiza todo lo hecho hasta acá o se pierde todo.
Saludos a todos y gracias por comentar.