martes, noviembre 2

Apuntes acerca de la atención pública de la salud en Buenos Aires

Los amigos del Periódico Vas nos acercan ésta nota que vale la pena atender:

La atención pública de la salud de los habitantes del Barrio San Nicolás (Comuna 1) depende de las áreas programáticas de los Hospitales Argerich y Ramos Mejía. En la actual delimitación comunal de la ciudad, el barrio no cuenta con centros hospitalarios públicos uni o polivalentes dentro de los límites territoriales de la comuna a la que pertenece.
Es bien conocido que las dificultades en la accesibilidad al establecimiento de atención de la salud constituyen una barrera que menoscaba la calidad de vida de los habitantes en referencia al componente salud. La atención de la salud bucal revela una situación similar. Por tal motivo, resulta necesario contar con establecimientos prestadores de atención de la salud dentro del barrio. En este sentido, el barrio San Nicolás no cuenta con un establecimiento de salud dentro de su perímetro. Para recibir la atención de la salud, los pacientes deben dirigirse a los Centros de Salud y Acción Comunitaria (CESAC), o bien, a los hospitales de referencia mencionados. Los CESACs más próximos se ubican en los barrios de San Telmo y Retiro (Villa 31), requiriendo de un desplazamiento hasta esos barrios que condiciona la accesibilidad de los interesados. Además, esta situación adiciona gastos de transporte e inversión de tiempo a cargo del paciente.
Por otro lado, estos establecimientos deberán tener por objetivo primario la promoción de la salud comunitaria junto con la ejecución de programas destinados a prevenir la instalación de las enfermedades prevalentes. Debe tenerse en cuenta que no solo es necesaria la existencia de programas de promoción de salud y prevención con enfoque barrial, sino que es necesaria su ejecución con eficacia.

Si tenemos que hablar sobre la situación de la salud en el barrio, no podemos omitir mencionar el aumento de la prevalencia de las enfermedades respiratorias, en su mayoría relacionadas al hacinamiento en las viviendas, la hipertensión arterial y los trastornos metabólicos, potenciados por las situaciones de stress de la dinámica barrial del micro centro, y las enfermedades de transmisión sexual junto con las adicciones, potenciadas por la oferta de sexo explícito que observamos en las calles del barrio. De la población barrial en riesgo de contraer enfermedades como las descriptas, aproximadamente el 40 % no cuenta con alguna modalidad de cobertura de atención de la salud. Por esta razón, deben demandar atención al sistema público. Debemos plantearnos aquí la necesidad de la existencia de un establecimiento preparado para brindar la atención de salud ubicado en el barrio, y con el que no contamos actualmente. Es en este punto donde debemos concebir a la salud como un derecho universal y, a partir de esta concepción, demandar la acción de las autoridades competentes. Tal vez, la organización comunal nos permita canalizar en un modo viable las expectativas de salud barrial a partir de la participación los interesados. Es decir, de todos nosotros. Para pensarlo, ¿ no?

Dr. Gabriel Sánchez
Médico – Odontólogo
Asociación Vecinal Barrio San Nicolás

1 comentario:

romina dijo...

Buenísima nota!!
Estoy parando en uno de los departamentos en buenos aires en San Nicolas y creo que deberían haber cambios en la salud publica. cada vez mas enfermedades.