viernes, abril 2

Un grito que no cesa

.


A nuestras Islas Malvinasles dedico éste, mi canto;

aquéllas que ya hace tanto no se las nombra argentinas.

Si parece hasta mentiracómo las han apropiao´

con unos cuantos soldaos´que a nombre de una corona,

si más bien parece broma,de allí nos han expulsao´.

Malditos sean los gringos ...,piratas entrometidos;

por nosotros mal queridos,por eso sostengo y digo:

no queremos "johnis" ni "ringos",solitos pues nos bastamos.

Digo que no precisamosde los intrusos ingleses:

pa´ atender a nuestras reses,alcanzamos y sobramos.

No me gustan las ofensas pero se me va la lengua

y es por eso que sin tregua suelo provocar afrentas

a esos pájaros de cuenta de la famosa Inglaterra.

Ahijuna que mentes perras,qué cerebros enquistados:

así como nos han quitao´,nos devolverán las tierras.

Si algún gringo está escuchandono le pediré disculpas;

si al fin él tiene la culpa del trato que le estoy dando.

Y así seguiré cantando hasta que yo diga basta;

será cuanto llegue al asta nuestra Bandera Argentina,

allá en la Isla Malvinas y al gringo un rayo lo parta.

No hay comentarios: