jueves, enero 7

Blejer: más de lo mismo


Mario Blejer, el economista elegido por el Gobierno nacional para reemplazar a Martín Redrado al frente del Banco Central de la República Argentina, ya ocupó dicho cargo durante la corta y fatídica presidencia de Eduardo Duhalde. Por aquel entonces, quien estaba al frente del Ministerio de Economía era Jorge Remes Lenicov, quien poco después le dejaría el cargo a Roberto Lavagna.
Precisamente, la estadía de Blejer en el apoltronado sillón del BCRA no duró mucho producto de una agria disputa con quien luego sería Ministro de Economía de Néstor Kirchner.
En su carta de renuncia, Blejer denunció a Lavagna de querer socavar la famosa “autonomía” del organismo.
Quien hoy es codiciado desde el Gobierno nacional para hacerse cargo del Banco Central, nos regalaba la siguiente frase: "La autonomía del BCRA hace a la esencia misma de la autoridad monetaria y es un instrumento imprescindible para restablecer la confianza en el sistema", sostuvo Blejer entonces. También había expresado que la crisis económica de aquel período era "una crisis de confianza" y que ante la misma había que "fortalecer la independencia de la institución" y no "someterla a presiones interesadas". (http://criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=35558).
Queda claro que, más allá de que Blejer termine aceptando o no, con semejantes candidatos para ocupar el BCRA, el Gobierno nacional sólo pretende un cambio de figuritas pero no tiene la más mínima intención de modificar el rumbo de la política monetaria.

3 comentarios:

Eduardo Real dijo...

Efectivamente, es cambiar a Boris Karloff x Drácula. Yo hago votos por Feletti, que es un cuadro-cuadro. Sin embargo, cambiar de figuritas sin modificar la Ley de Entidades Financieras es un engaña pichanga. Y en particular la Carta Orgánica del BCRA, en la que el stablishment se reserva su quintita disfrazada de "autarquía". Autarquía las pelotas. Ahí van un cuadro, no un pitufo de la patronal.

Tincho dijo...

Coincido con Eduardo. Es lo mismo que, por ejemplo, la famosa reforma tributaria. Ya se q esto ultimo es mucho mas complejo, pero la famosa Carta Orgánica del BCRA es otro claro ejemplo de que al Gobierno a veces hay que empujarlo para que se saque de encima la modorra y haga cambios estructurales y no cosméticos.

Comunas en Red dijo...

Así es Eduardo y Tincho. Son esas decisiones del Gobierno que no terminamos de entender. Si hubieran modificado la Carta Orgánica se hubieran ahorrado este desaire de Redrado. Es una cuestión de decisión política porque el poder para hacerlo lo tienen.
Saludos.