martes, septiembre 14

Nueva militancia estudiantil


Nos llegó esta nota de revista noticias interesante para el debate. ¿A ver que les parece?

Se sienten hijos de la crisis del 2001. Marx, la revolución cubana, simpatía K y Twitter. Cuáles son las diferencias con los '70.

A diferencia de los jóvenes militantes d e los años '70, no difunden su mensaje de boca en boca, no reparten panfletos ni pegan afiches en la clandestinidad. Tampoco escuchan a Pescado Rabioso y no leyeron la doctrina peronista. Los jóvenes que toman escuelas porteñas no tienen un líder definido: se proclaman hijos de la crisis del 2001 y organizan marchas por Facebook,llvitter o mensaje de texto. Reivindican al Che Guevara. a Marx y a Trotsky. Pertenecen a una clase media acomodada. La exposición mediática es una de sus armas. Dicen que no son kirchneristas, aunque se identifican con algunas medidas del Gobierno como el matrimonio gay y la ley de medios. La crisis estudiantil puso en escena a un grupo de nuevos militantes: los neosetentistas.
Desde el 12 de agosto, el reclamo de los estudiantes por mejoras edilicias se convirtió en un dolor de cabeza para el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. y se tradujo en la toma de 24 colegios porteños, así como de algunas universidades. De niños o adolescentes. los nuevos militantes fueron testigos de un momento histórico del país. Nacieron en pleno menemismo y crecieron en medio de conflictos sociales, marchas de protesta y cortes de calles. Forman parte de una clase media golpeada y alejada del ascenso social. "Vinos cómo las luchas populares lograron un cambio en la sociedad. Somos hijos del 2001. Es una marca imborrable", dice Julia Ben Ishai (16), alumna de la Escuela Lenguas Vivas y miembro de la corriente Sudestada, que responde al Movimiento Libres del Sud, partido aliado con Pino Solanas.
Aunque leen textos de los años '70 y se identifican con la lucha revolucionaria, los neosetentistas reconocen su ADN en las protestas generadas por la crisis económicas del fin de la convertibilidad. Son hijos de desocupados o de víctimas del corralito. Quizás por eso, a diferencia de los viejos militantes, no unen su lucha con la clase obrera.
¿Los jóvenes militantes responden a algún partido politico? La mayoría de los jóvenes no se identifica con los partidos más establecidos, como el PJ, la UCR o el PRO. Responden a agru consigna era trabajar en equipo. Creo que los chicos de ahora también levantan esa bandera, pero a diferencia de los viejos militantes manejan mucha información que les llega a través de la tecnología", opina Puiggrós. Aunque admite que el contexto setentista era de revolución social.
Algunos de los estudiantes entrevistados por NOTICIAS nombraron entre sus autores favoritos a Rodolfo Walsh, Julio Antonio Mella, Marx y Trotsky. "Las Venas Abiertas de América Latina", de Eduardo Galeano -uno de los libros emblema de los revolucionarios de los '70-está considerado como lectura obligatoria por los estudiantes de la corriente Sudestada, que toman la Escuela Lenguas Vivas. "La Guerra de guerrillas", del Che Guevara, es otra de las obras de cabecera de los neosetentistas. En eso se parecen a sus antecesores.
CIBERPROTESTA. En este conflicto, la tecnología es clave. En Facebook se creó el grupo "Yo apoyo la toma de colegios", que cuenta con 5.500 usuarios. Los jóvenes organizan charlas y actividades desde sus cuentas de Facebook y twittean las resoluciones de la asamblea. Tienen otros aliados: sus padres. Algunos se quedan a dormir y hasta se muestran orgullosos cada vez que sus hijos levantan la mano en una asamblea.
Las tomas de los colegios fueron pacíficas. Nadie habla de lucha armada o de dar la vida, como hace décadas. Ni tienen líderes definidos. Tampoco están bajo la órbita de una organización, sino que en un colegio pueden convivir hasta seis agrupaciones. A diferencia de los estudiantes de los '70, no arman alianzas con militantes de otras provincias. Tampoco son víctimas de una persecución del Gobierno. Todo lo contrario: la presidenta Cristina Kirchner los elogió porque se manejaban sin agravios y "con criterio y respeto". El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que manejaban un discurso "serio" y acorde con una formación politica.
Si en los '70 los militantes leían el Manual de Zonceras argentinas" de Arturo Jauretche y escuchaban las protestas cantadas por Pedro y Pablo o los temas de Su¡ Generis, en estos tiempos hay otros referentes. En las tomas, los chicos escuchan desde las proclamas antiimperialistas de Manu Chao hasta cumbia.
En el patio de la Escuela Carlos Pellegrini, en medio de varios carteles de todas las organizaciones políticas, aparece un afiche con la cara de uno de los ultrakirchneristas más polémicos. "Charla sobre el modelo K. Orador: Luis D'Elia. 13 de septiembre. Salón de actos". Otro afiche muestra la imagen de Kirchner diseñada como una obra de Andy Warhol y la leyenda: "El 14 de septiembre Kirchner habla con la juventud".
Pero los jóvenes no quieren ser usa dos por el Gobierno. "No somos jóvenes K", jura Julia Ben Ishai. Su compañero, Federico Kostzer (16), alumno del Lengüitas y miembro de la corriente Lobo Suelto, que se denomina independiente, coincide: "Ninguno dirige y ninguno es dirigido. Tenemos miedo de que el Gobierno tome esta lucha como propia"..
¿Qué une a la generación del '70 con los neosetentistas? Para Andrés La Blunda (33), hijo de desaparecidos y referente del Consejo de la Juventud, "el espíritu de solidaridad de los compañeros y el coraje atraviesa a esas dos generaciones". El diputado nacional kirchnerista Dante Gullo, que fue integrante de la Juventud Peronista, destacaba que los neosetentistas están en contra de la violencia: "Los hijos se parecen más a su tiempo que a sus padres. Con inteligencia y en forma pacífica, estos chicos pondrán en evidencia quién es quién en este conflicto".
¿Entre los jóvenes militantes surgirán cuadros politicos? Ese es uno de los interrogantes. No está claro si la militancia es pasajera o si es el comienzo de algo. Hasta ahora, los estudiantes se hicieron escuchar. La idealización de una meta los asemeja a los viejos militantes. En las asambleas, no sólo debaten las medidas a seguir: también discuten a quién le tocará limpiar la escuela durante la toma, quiénes hablarán con la prensa y si el presupuesto del fondo solidario estudiantil alcanza para comprar medialunas o galletitas de agua. Los neosetentistas no dejan nada librado al azar.
paciones estudiantiles socialistas o con sesgo anarquista. El único partido conocido dentro de las escuelas es el Partido Obrero (PO).
PROCLAMA. "Luchamos por un gobierno de los trabajadores", proclama Alejandro Furman (18), estudiante del Carlos Pellegrini y consejero del Frente de Estudiantes en Lucha (FEL), agrupación que hasta hace dos años pertenecía al PO y simpatiza con corrientes piqueteras. "Los estudiantes, los trabajadores y los explotados debemos combatir contra la derecha sojera", propone Furman. "Somos los hijos del combate del Puente Pueyrredón", cantan en las marchas en referencia a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, los piqueteros asesinados por la Policía en el 2002.
¿Los neosetentistas tienen una formación cultural menos sólida que los militantes de los'70? Para la diputada nacional Adriana Puiggrós, ex ministra de Educación bonaerense y militante peronista desde su adolescencia, los jóvenes de los '70 tenían una base politica y cultural más desarrollada. "Eran ~ latinoamericanistas y de izquierda. GABRIEL CAIRACCFIA

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, soy Julia,aparezco en la nota y quería saber de qué revista es, para poder leerla completa.Gracias

Comunas en Red dijo...

Hola Julia.La revista es Noticias pero el número te lo debemos porque no lo guardamos. pero con eso en los buscadores de la revista seguro lo podés encontrar. abrazo