jueves, diciembre 10

Marcando la cancha



Esta tarde, los referentes de los sectores más concentrados del “campo” harán lo que mejor saben hacer: manifestarse en contra del Gobierno y meter presión a la clase política para que adopte sus reclamos que, más allá de lo discursivo que incluye ayuda por las sequías, un plan agropecuario nacional y otras tantas vaguedades, en realidad se circunscribe a obtener una baja en las retenciones que pagan por la exportación de algunos productos.
Para eso, convocaron a una manifestación en el Rosedal, el sitio que los vio alcanzar su pico de popularidad el año pasado durante la disputa por la fallida Resolución 125. Ese mismo que queda enfrente del zoológico, como bien nos recordó el Presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, CRA, Mario Llambías, no vaya a ser que se los confunda con “los otros”.
Desde ya que la convocatoria no va a ser tan masiva como la del año pasado, cuando la Mesa de Enlace y sus acólitos lograron juntar alrededor de 100.000 personas en el Monumento a los Españoles. Por diversos factores “la gente” ya no acompaña de manera tan fervorosa a la corporación agropecuaria en sus intentos destituyentes, aunque “el campo” sigue siendo visto con buenos ojos por la mayoría de la clase media urbana.
De todas formas, los campestres tienen con qué regocijarse: ya tienen garantizada la presencia del inefable rabino Sergio Bergman, del no menos inefable ex vocero del Cardenal Jorge Bergoglio, Guillermo Marcó, de los figurones más conspicuos de la oposición y de la gran mayoría de los medios de comunicación audiovisual, claro.
(Nota al pie: Aunque, de asistir, creemos que esta vez Lilita Carrió omitirá intentar subirse al palco tal como hiciera el año pasado, cuando fue rotundamente frenada por los propios miembros de la Mesa de Enlace).
Más allá de la cifra que logren reunir hoy Biolcati y sus amigos, lo concreto es que el objetivo es marcarles la cancha a los políticos, sobre todo los de la oposición, ya que guardan pocas esperanzas de torcer el rumbo de la política oficial hacia el sector.
Mientras tanto, desde el Gobierno nacional, además de ensayar todo tipo de gestos simbólicos para lograr un acercamiento hacia los campestres, incluyendo una penosa peregrinación del Ministro de Agricultura Julián Domínguez a la Virgen de Luján junto a la patota de Buzzi, se le siguen distribuyendo generosísimos recursos al “campo” en sus diversas formas, ya sea mediante subsidios para amenguar las consecuencias de la sequía en diversas zonas del país, subsidios al sector lechero, a la producción de carne y un largísimo etcétera, lo cual demuestra, a las claras, que el de hoy en el Rosedal es un reclamo más político que económico.

3 comentarios:

Tincho dijo...

En esta el gobierno muestra dos caras: habla mucho y pega desde lo verbal, pero sigue promoviendo la sojización del país y encima, les sigue dando una enorme cantida de guita a estos hijos de mil puta del campo.
Ahora, uds se piensan que los putos impresentables de la oposicion van a ser algo distinto?

ana dijo...

A mi los gorilas me caen simpaticos. Ana

Comunas en Red dijo...

Tincho: coincidimos en tu análisis. Si bien las políticas públicas siempre tienen algún grado de contradicción, en el sentido de que no son unívocas, nos parece que en la política agropecuaria oficial sigue siendo hegemónica el sector agroexportador, claramente. Esto no invalida las medidas a favor de los pequeños y medianos productores, sobre todo los familiares, pero demuestra que es un paliativo y nada más.

Ana: te sugerimos que veas la peli "Gorilas en la nieve", puede que te guste.

Saludos y gracias por comentar.